Saturday, December 27, 2008

Aquel dia, amanecio.


Me dolieron sus palabras,
sus lágrimas anudadas a esas frases imparables,
me ardieron los ojos como cuando no duermes
y quieres dormir - no pensar-

Me dolió el verbo repetido sonando a su voz,
sus preguntas
sus incongruentes esperanzas,
su pesada debilidad por mí.

Me dolió dentro,
como golpe certero de navaja,
como accidente de hoja de acero
dividiendo mi carne,
me dolieron sus ojos ,
sus labios húmedos por las lágrimas,
pero, pero, pero…

Yo que dije?
Qué podía decir?

Dios!
por qué no atine a decir algo?
Por qué lo deje ir ?


Es de día
como si el día tuviera algún perdón que darme,
como si amanecer tuviera destino
o espacio,
y sigue la luz caminando,
amanece,
amanece sin piedad.



Aquel dia te perdi
y perdi una parte mia.

May

4 comments:

.:Maika:. said...

Si no estuviese leyéndolo aquí no creería que fuiste tú quien escribió esto.
Suelo ver letras melancólicas, que evocan un pasado que aún duele, pero que jamás se tornan personales. Confiesan, sí, pero sutilmente...
A diferencia de lo que he leído hasta hoy, estas son muy explícitas, pero realmente buenas.
Supongo que eso tienen las despedidas: todos podemos identificarnos con ellas.

Daly* (Tal vez un día confiese) said...

Kerida Maika,
soy poco personal a veces,
pero a veces soy solo yo,
la diferencia de estas dos es ke
a veces yo no veo esa diferencia.

Es complicado o tal vez muy simple,
a veces me duele lo ke escribo antes de escribirlo, a veces me duele al leerlo.


Un abrazo enorme para usted srita.

Another Lovely Rainy Day of November... said...

y cierta humedad que quiere asomar a mis ojos, y a mis sentimientos, por qué no... me quedo con esas dos últimas pequeñas frases, como si me las hubieras arrancado a mí misma...

Un placer que me descubrieras para poder ver todo esto!

Un saludo

Due® said...

chispas chica, mejor dormir que sentir astillas en los ojos de pensarte...

un mega abrazo